En el próximo capítulo...

La Marquesa se molesta con Adolfo por no haberle contado lo de Rosa, pero lo acepta, a pesar de que detesta a Don Ignacio. Íñigo se acerca al hostal dispuesto a incendiar la cocina, pero reconoce la americana que Tomás ha dejado en la silla del bar y deduce, que es él quien está con Marcela y no Matías, por lo que desiste. Ajeno a esto, Tomás declara a Marcela lo mucho que le añora y ella le confiesa que, con su marido, la discusión es constante. Le ha descubierto con una pistola y teme una tragedia si son descubiertos. Le pide que se aleje de ella.

La Marquesa cierra el trato y compra las tierras para Francisca, pero se aprecia que se queda con una buena tajada. Adolfo cuenta a Tomás su sorpresa al comprobar que su madre ha descubierto lo de Rosa y su permiso para seguir cortejándola. A Tomás, algo no le encaja. La Marquesa pospone el ataque a Matías al saber por Maqueda que su hijo estaba en el hostal. Antoñita repasa para Francisca los cambios sufridos en Puente Viejo y el devenir de sus vecinos. Tomás informa a su hermano que su madre compra tierras en vez de invertir en la seguridad de la mina.