Ziggy no quiere ir al colegio porque todo el mundo piensa que le hizo daño a Amabella. Jane le contesta que ambos saben que él no lo hizo y con eso debería bastar. No obstante, el niño sigue preguntando por qué se tuvieron que mudar a Monterrey.

Perry Wright se disculpa con su mujer por la discusión que tuvieron. Ambos están preocupados por la idea de que pueda haber un matón en la clase de sus hijos. Celeste sugiere que cuando él vuelva de Viena, deberían ir a ver a un especialista y Perry acepta. Sin embargo, cuando están a punto de dejar a los niños en el colegio, Perry y Celeste Wright vuelven a discutir porque ella no le avisó del día de la orientación.

Madeline ve a su ex marido y a Bonnie en una clase de yoga y, exaltada, lo comenta con Celeste. Como no ha parado de hablar, discute con la profesora y decide que "no volverá más". A la salida, ante el asombro de Madeline, Nathan explica que Bonnie le ha convencido para ir a esa clase.

En el colegio, la profesora presenta a los niños a Harry el hipopótamo. Todos deben turnarse para darle abrazos.

En casa, el matrimonio Wright vuelve a discutir porque Celeste no avisó a Perry del día de la iniciación. "Eres un crío", dice Celeste y Perry le cruza la cara. Ella se la devuelve y Perry la empuja contra la pared. Perry le pide perdón de rodillas y terminan acostándose.

Chloe y Ziggy salen del colegio. En el coche le cuentan a Madeline y a Jane que el día les ha ido bien y que Amabella va a dar una fiesta, pero Ziggy no ha sido invitado. Jane anima a su hijo diciéndole que en realidad casi no conoce a esa niña.

Madeline llega a casa y mientras están en la cocina, preparando la cena, comenta con su marido, el por qué Rennata no ha querido invitar a Ziggy a la fiesta de cumpleaños de su hija, Amabella. Madeline le dice a Chloe que la tenía que haber llamado cuando ocurrió el suceso, ya que tenía un teléfono en su muñeca. Su hermana sale a la defensiva y le dice a su madre que no debería enseñarle a jugar con muñecas. La tensión crece cuando la chica le menciona a Bonnie.

"No voy a ser el segundo plato de nadie"

Ed sale en busca de su mujer cuando su hija mayor discute con ella y le saca el tema de Bonnie y Nathan. Ed le pregunta si Nathan es su gran amor, el le dice que ella es su gran amor y le recrimina que tras 15 años aún no le ha olvidado. Además, le dice lo poco satisfecha parece que esta con su relación."No voy a ser el segundo plato de nadie".

"A veces siento que le gusta discutir porque siempre acaba en sexo"

Celeste y Madeline quedan para ir a tomar unas copas y Madeline le cuenta su conversación con Ed. Celeste le saca el tema de Nathan y le aconseja ir a ver a un terapeuta. Celeste le reconoce a Madeline que discute con su marido y lo soluciona acostándose con él: "A veces siento que le gusta discutir porque siempre acaba en sexo". Renata interrumpe a las amigas y les habla de su cena benéfica. Madeline no se calla y le echa en cara no haber invitado a Ziggy al cumpleaños de Amabella.

Madeline vuelve a discutir con Ed cuando regresa a casa. Él le echa en cara que no para de discutir con todo el mundo.

Celeste recibe un rosa cuando llega a casa,hay un nota, la lee y sonríe.

A Abigail se le cae una caja de píldoras, Madeline lo ve y le pregunta qué hace con eso. "Son por si acaso", responde la adolescente. Madeline le pregunta quién le llevó a planificación familiar. Cuando Madeline se entera que fue Bonnie va hablar con ella enfadada.

Nathan y Ed quedan en el parque para aclarar la situación Abigail, Bonnie y la visita a planificación familiar. Además, Nathan le habla de la tensión que vive con su ex y de que paga las consecuencias su nueva pareja, Bonnie. Ed defiende a Madeline y le confiesa lo duro que es para ella. Lo que empieza por una conversación normal acaba con reproches en el que Ed admite que en sexto de primaria le pasó lo mismo que a Ziggy. Ed acaba la conversación diciéndole "tu siempre me has tratado bien, Nathan. Es una pena". Cuando Ed se va, Nathan le amenaza " te daré una paliza".

Madeline va hablar con el director de la obra de teatro y le pide por favor que continué con ella hacia adelante, que es una cuestión de ganar y ganar sobre todo a Renata. Él cede y asegura que hablará con el alcalde. Madeline descubre que el mismo día del cumple de Amabella se celebra una función de 'Disney on ice' y decide invitar a todos los niños del cole y hundir así la fiesta de la hija de Renata.

Ziggy, Amabella, Skye, Chloe y una agresión sexual enfrentan a las madres de Monterrey

En el colegio, Ziggy intenta hacer las paces con Amabella con la ayuda de Chloe y Skye. Para ello Ziggy le da un beso a Amabella, pero las cosas no salen como pretenden, por lo que los padres acaban reunidos en el despacho del director por una supuesta agresión sexual. Renata acaba la reunión con el director diciendo que llamará a un abogado. Jane rompe a llorar y Madeline la intenta consolar. Chloe le explica a su madre que ellos hacen las paces con música y besándose.

Celeste recibe una llamada de Perry en la que empiezan diciéndose lo mucho que se echan de menos, pero la conversación se calienta y acaban manteniendo una videollamada bastante ardiente. Pero mientras Celeste se está desnudando se ve el moratón de la discusión de la noche anterior, por lo que frena y le dice que si quiere más tendrá que volver. Perry se despide con un "te quiero".

Renata mantiene una conversación con su marido, Gordon, acerca de la situación que sufre su hija en el colegio: la mejor solución es sacarla del colegio.

Jane se acerca a la habitación de Ziggy cuando duerme y el niño le pregunta por qué lloraba esta mañana. Ziggy le dice a Jane que había oído decir a uno de las madres que era un monstruo. "No eres un monstruo, no hay nada malo en ti".

Celeste accede a tener cibersexo con Perry

Por la noche, Madeline intenta hablar con Abigail acerca del tema sexo, pero la adolescente no se muestra muy receptiva. Madeline va hablar con Ed sobre la conversación que había tenido con su ex esta mañana. "El apoya a Bonnie y yo te apoyo a ti". Madeline le confiesa a Ed que es el amor de su vida. Se besan y bailan. Mientras que Perry y Celeste vuelven a tener una caliente videollamada.