El final de 'Big Little Lies' no dejó indiferente a nadie. Continuaron las sospechas, traiciones e intrigas en Monterrey. Pero también se aclararon algunas tramas y, por fin, se desvela a quién asesinan y la identidad del acosador de Amabella.

Renata y Gordon

Renata descubrió que seguían hostigando a su hija. Amabella tenía un mordisco en la espalda y no parecía dispuesta a decir quién se lo había hecho. Su madre entró en pánico y Gordon planteó la idea de cambiarla de colegio. Pero a Renata esa opción no le gustaba demasiado, lo que desencadenó una fuerte discusión.

Renata 'Big Little Lies' | antena3.com

En lugar de ello, impulsaron una petición de firmas para que fuera Ziggy el que tuviera que irse. La mayoría de los padres la secundaron, motivo por el que la profesora llamó a Jane para informarle sobre el tema. Ella seguía defendiendo la inocencia de su hijo, pero las sospechas sobre Ziggy eran cada vez mayores, sobre todo después de saber que su padre era un violador, y Jane y Renata protagonizaron un tenso enfrentamiento.

Jane y Ziggy

Cuando Gordon se encaró a Jane en un bar para recriminarle el hostil encuentro con Renata, la mujer decidió que ya era suficiente y presionó a Ziggy para que contara quién era el verdadero acosador. El niño, que llegó incluso a fingir estar enfermo para no ir a clase, no quería decirlo porque se lo había prometido a Amabella. Pero ante la insistencia de Jane terminó señalando la cara de uno de sus compañeros en una fotografía de clase, Max Wright.

Pero el tema del acoso no era el único que preocupaba a Jane. Madeline creía haber encontrado al padre de Ziggy y ella, que fue a algunas clases de tiro, se decidió a visitarle. No obstante, la joven no pudo dispararle. En ese momento no sabía el gran giro que poco después daría la historia. Además, el enfrentamiento con Gordon en el bar le sirvió para conseguir una pareja para la gala benéfica. El amable camarero que la defendió.

Madeline y Ed

Por otra parte, la relación tumultuosa entre Madeline y Joseph parecía complicarse por momentos. Además de la cuestión del sexo, Madeline estaba empezando a sentir algo por él. Ambos protagonizaron un terrible accidente de tráfico y, aunque Ed parecía no sospechar nada, la mujer de Joseph sí que lo hacía.

Madeline comenzó a acercarse más a su marido, que le reprochó la falta de relaciones sexuales entre ambos. No obstante, a pesar de que habían dejado de verse la mujer de Joseph seguía sospechando y llegó incluso a enfrentar a Madeline para preguntar si era ella la que mujer de la que estaba enamorada su marido. Ella lo negó todo, pero sospechaba que eso no había sido suficiente e incluso le pareció ver el coche de la mujer de Joseph merodeando por su casa. Cuando se lo comentó, el director de la obra la echó de malos modos y, en lo que Madeline pensó que era un tono amenazante, dijo que ya se verían en la gala benéfica.

Madeline y Ed | antena3.com

A pesar de la complicada situación, no se atrevió a decírselo a Ed, pero sí que se lo confesó todo a su hija. Hacerlo le quitó dos grandes cargas de encima. La del secreto y la preocupación por el proyecto que Abigail llevaba tiempo planeando.

La Adolescente había estado pensando en subastar su virginidad por internet para recaudar fondos para Amnistía Internacional. La noticia llegó incluso a arruinar la cena entre ella, Ed, Bonnie y Nathan. Pero finalmente Abigail decidió no llevarlo a cabo. Esa no fue la única alegría que Madeline se llevó, el estreno de su función resultó ser todo un éxito.

Celeste y Perry

Ese mismo estreno se convirtió en un punto de inflexión en la relación del matrimonio Wright. Aunque Celeste había ido varias veces sola a la terapeuta para hablar sobre las situaciones de abuso que vivía, no se decidía a abandonar a Perry e incluso se culpabilizaba de los episodios de violencia. No obstante, una pelea desencadenada por la llegada de Perry a Monterrey para ver la función terminó con una visita al hospital.

"Tienes suerte de que no te matara"

Perry pronunció unas terribles palabras a su mujer: "tienes suerte de que no te matara", y ella se decidió a ir a visitar un piso para huir de él. Otra fuerte paliza hizo que, por fin, tomara la decisión de mudarse junto a sus hijos al piso que había comprado el día después de la gala benéfica, justo cuando Perry tenía que viajar por negocios. Pero un mensaje de su agente inmobiliario hizo peligrar su plan, Perry descubrió lo que Celeste tenía pensado hacer segundos antes de ir a la fiesta.

Esa no fue la única mala noticia para Celeste durante ese día. Horas antes Jane le comunicó lo que Perry le había contado, era su hijo y no Ziggy el que acosaba a Amabella. Celeste se lo preguntó a Max y el niño se lo confesó todo.

Celeste y Max Wright | antena3.com

La gala benéfica

Ya en la gala, los protagonistas empezaron a hacer sus actuaciones con gran éxito. Madeline, que había cruzado extrañas miradas con Joseph y su mujer, no pudo evitar salir corriendo de la actuación de Ed. La bonita canción de amor que su marido cantó y el alcohol le hicieron sentir muy culpable. Jane fue detrás de ella y después llegaron Renata y Celeste.

Celeste había conseguido escapar del coche de Perry. Su marido, que no paraba de suplicar que no le dejara y prometer que iba a cambiar, se despistó cuando unos amigos llamaron a la ventanilla y ella pudo salir. Ya entre la gente, protagonizaron un tenso enfrentamiento del que solo Bonnie pareció percatarse. Pero Celeste consiguió escabullirse y encontrar a sus amigas, no sin antes revelarle a Renata quién era el verdadero acosador de su hija.

Cuando las cuatro mujeres estaban hablando, Perry llegó y empezó a agredir brutalmente a Celeste. Sus amigas trataron de defenderla pero solo pudieron frenar la agresión gracias a la ayuda de Bonnie, que después de presenciar el enfrentamiento entre ambos le había seguido y le empujó por las escaleras.

Además, durante el forcejeo, algo más dejó helada a Jane. Pareció reconocer en Perry al hombre que la violó. Ziggy podría ser medio hermano de los hijos de Celeste Wright.

La muerte de Perry, que todas declararon que fue un accidente, parece que ha unido más que nunca a las madres de Monterrey. Todas comparten un secreto difícil de olvidar. ¿Habrá llegado por fin la paz a la ciudad?