Armando se encaró con Guillermo en plena Plaza de los Frutos, el dueño de La Estrella no soporta ver a Guillermo desde que sabe que se ha acostado con la que todavía es su mujer. Lleno de ira, le amenazó en presencia de Julia e Irene.

Tras el enfrentamiento, Irene trata de hacer ver a Armando que se le está yendo de las manos una situación que debe ir aceptando.

Armando paga su odio con Irene
Pero Armando culpa a Irene de todo lo que le está sucediendo con su matrimonio. Su desprecio hiere a Irene que seguirá luchando porque Armando caiga rendida a ella.