Aunque es cierto que las terrazas también pueden usarse más allá del buen tiempo la realidad es que ahora es su momento. Seguramente sea porque al mismo ritmo que suben las temperaturas del termómetro crecen nuestras ganas de empezar a disfrutar más de nuestras terrazas. Desde barbacoas hasta planes con amigos para ver el atardecer. Nuestro cuerpo nos pide más tiempo libre y nuestros jardines y balcones una puesta a punto que los adecúe para la nueva estación que acaba de venir. Conseguirlo es solo cuestión de seguir estos 10 pasos:

1. Limita la paleta de colores

Terraza en tonos verdes y marrones | El Corte Inglés

Debes tener en cuenta que el propio entorno ya le va a aportar vida y color suficientes. Los muebles en madera, fibras naturales y tonos neutros serán tus aliados. Eso no significa que no puedas utilizar otros colores, sí, pero siempre dentro de una misma gama cromática. Si quieres arriesgar un poco más puedes hacerlo en los materiales y estampados de cojines y textiles. Si además eliges plantas para completar la decoración ya tendrás un toque natural que siempre es acertado.

2. Si es simple es mejor

Terraza con líneas minimalistas | Meridiani

Por comodidad y un por no llenar de muebles y tendencias un espacio al que, por norma general, no le suelen sobrar los metros cuadrados. Procura tener la cantidad de objetos justos y necesarios para disfrutar de tu terraza en verano, pero sin generar la sensación de que no te podrás mover en el espacio. Quizá no puedas disponer a la vez de una mesa larga de comedor y, por ejemplo, un par de hamacas para tomar el sol. Entonces, prioriza aquella decoración que más ilusión te haga y más partido le vayas a sacar.

3. No te olvides de la sombra

Terraza con sombra | FLEXFORM Outdoor ambience

Sí, sabemos que una de las grandes ilusiones que te genera tu terraza es la cantidad de horas bajo el sol que vas a disponer a partir de ahora, pero acuérdate de tener algún objeto que te genere sombra. Haznos caso, lo vas a necesitar. Desde un toldo hasta una gran sombrilla –hoy en día las hay de todos los tamaños, mecánicas y diseños de lo más atractivos y prácticos–. Los toldos son la opción más frecuente porque cubren una superficie mayor –esto es ideal para proteger tus muebles del calor– y los modelos correderos o abatibles ocupan muy poco espacio. ¿Buscas una decoración más rústica? Prueba con los tejados de cañizo o esparto.

4. Protege tu privacidad

Terraza vallada para proteger tu privacidad | Flüff

Tanto si tu terraza o balcón se ubica en un patio de vecinos en el centro de una gran ciudad, como si tienes un amplio jardín en un pequeño pueblo de costa. Todos necesitamos resguardarnos de miradas ajenas.

Materiales como el cáñamo o el esparto de los que hablábamos en líneas anteriores también son útiles para crear paredes ligeras que nos ayuden a aislarlos de los demás. Otra alternativa es elegir crear una “pared” a base de elementos naturales y plantas. El punto positivo es que con una u otra opción nos aseguramos de que la luz siga llenando nuestro espacio de exterior.

5. Iluminación imprescindible

Joan Gaspar para Marset | Interiores

Del mismo modo que te recomendamos resguardarte un poco del sol durante el día, te aconsejamos introducir algunos puntos de luz durante la noche. Porque sí, puede que en tu mente pienses que será por la mañana cuando más partido le saques a tu terraza, pero la realidad es que cuando las temperaturas bajen también harás vida en ella. Así que no te olvides de pensar en las luces. Desde focos que se funden con el suelo hasta apliques que decoran las paredes. Las opciones son más que infinitas.