Si es tu caso, quizá se te haya pasado por la cabeza el trabajar directamente desde la mesa de tu comedor. Error. Sin un sitio específicamente creado para desarrollar plenamente tu trabajo terminarás escribiendo los correos a tu jefe desde el sofá sin concentración y lo que es peor, sin límites horarios.

Color en el despacho | Studio Alis

Es decir, trabajar desde casa está bien siempre que te llevas a tu hogar una serie de normas propias de cualquier oficina. Los horarios serían una y el tener un espacio de trabajo para ti, otra. Evidentemente, el orden es una premisa básica si queremos trabajar a gusto y con diligencia. Es decir, la idea es lograr una oficina en tu hogar que sea funcional a la par que inspiradora.

Idea de escritorio | Drom Living

¿No sabes por dónde empezar? Solo necesitas echar mano de estas ideas para un espacio de trabajo productivo, ordenado y con estilo.

Un espacio de trabajo productivo, ordenado y con estilo | Archivo (Interiores)

1. ¿Poco espacio? Utiliza un estante

Otras opciones son un aparador o incluso recurrir al hueco de un armario. Ante la falta de metros debemos agudizar el ingenio y en decoración cada vez es más frecuente encontrar muebles que tienen una segunda vida y con ella, un segundo uso. Las baldas son la opción más sencilla y los aparadores una herencia de otra época que siempre funciona.

Ideas para distribuir en un despacho | Homey oh my!

Personalmente, nos gustan las oficinas que han tomado un armario. No te imágenes un mueble exento, esto es solo válido con los armarios empotrados en la pared. Acompáñalo de una silla que te ayude a sentarte erguido y todo listo para trabajar.

Estanterías, básicas en un despacho | Littlephant

2. Minimalismo

A la hora de trabajar lo que necesitamos es concentración, por eso cuando estemos pensando en cómo decorar un espacio de trabajo en casa solo debemos tener una cosa en mente: cuantas menos distracciones cerca, mejor trabajaremos.

Despacho en blanco | Facilisimo

Así que abraza el minimalismo y opta por muebles de líneas sencillas y colores neutros.

Menos es más, también en un despacho | The Design Chaser

Añádele algún accesorio, pero siempre que tenga una función, una razón para estar ahí. Desde una lámpara de mesa hasta un instrumento para organizar tus papeles. El resto, fuera.

Cuantas menos distracciones cerca, mejor trabajaremos | Coco Lapine Design por Sara Medina Lind

3. Separa el espacio

Es posible que los metros cuadrados de tu casa te impidan destinar una habitación entera a tu nueva oficina. Si no te sobra una estancia para convertirla en oficina, no hay problema, puedes colocarla en cualquier otro punto de la casa. Vale en la cocina, en el recibidor o en el dormitorio.

Espacios que se adaptan a los despachos | Interior Zine

Sin embargo, debes delimitar esa zona al máximo. Sí, hablamos de una separación física, pero que también debe servir como barrera emocional. Puedes recurrir a una estantería, que además permitirá que fluya la luz; a un biombo, que funcionará como elemento decorativo también; o a una ligera cortina, que le aportará un aire relajado a la estancia.

Ambientes de despacho | Decoratrix

4. Espacio de almacenaje

Es clave. No querrás toparte con los papeles de esa reunión que tienes el lunes el sábado por la mañana mientras prepares el desayuno. Cada cosa en su momento y en su sitio.

El almacenaje, clave en un despacho | Archivo (Interiores)

Por eso asegúrate de que además de con una mesa y una silla, te haces con cestos, baúles, cajas o estanterías que te lo pongan más fácil a la hora de mantener la casa ordenada.

En el despacho, mucho orden | Ikea