Metro de Madrid ya está investigando las imágenes. Los pasajeros que vivieron la escena lo recuerdan con angustia. Aunque parezca increíble, un joven porta un cuchillo de grandes dimensiones y comienza a afilarlo con total naturalidad, como si fuera algo normal, en un vagón de la línea 10.

Silencio casi sepulcral entre los pasajeros. Resuena el sonido de la hoja al chocar contra el afilador. Los pasajeros no se podían creer lo que estaba sucediendo dentro del vagón. Miradas de recelo, silencio, confusión y pánico.