Los independentistas catalanes mantienen en su punto de mira a una pizzería barcelonesa. Acusan al establecimiento de no ofrecer su carta en catalán. El acoso comenzó en internet donde, hace semanas, empezaron a multiplicarse las llamadas al boicot. Incluso en páginas como Tripadvisor donde lo que se valora es la calidad del restaurante. Quien lanza esas acusaciones es Noemí Llaveria, activista y ex miembro de la Asamblea Nacional Catalana.

El dueño del restaurante, Dror Cohen, asegura que la mujer se ofendió por no tener la carta en catalán. "Me acusó de nazi anticatalanista. Yo no tengo nada en contra de los catalanes. Mis tres hijos son catalanes, van a un colegio catalán y hablan catalán", señala.