María Branyas

El secreto de la española que ahora es la mujer más longeva del mundo

El fallecimiento de la hermana André, que tenía 118 años, hace que la española María Branyas pase a ser la mujer más longeva del mundo.

Publicidad

Este martes, ha muerto la que era la mujer más longeva del mundo, la monja francesa Lucile Randon, conocida como hermana André, a los 118 años. Nació el 11 de febrero de 1904 y vivió los grandes acontecimientos de la historia reciente: las dos Guerras Mundiales, la Guerra Fría, la gripe española de 1918 y la pandemia, contagiándose hasta dos veces de covid.

María Branyas, la mujer más longeva del mundo

Su desafortunada marcha supone, al mismo tiempo, que otra mujer tome su relevo. Ahora, la mujer más longeva del mundo es nada más y nada menos que una española. Se trata de María Branyas y tiene la friolera de 115 años. María vive en la residencia Santa María del Tura, en la localidad gerundense de Olot.

Su familia le llama la 'súper abuela catalana' y tal y como afirma ella, en su cuenta de Twitter, es "muy vieja, pero no idiota". María ha confesado el secreto que, según ella, le ha llevado a vivir más de un siglo: comer de todo, aunque poco, y alejarse de las personas tóxicas.

La mujer recién convertida en la más longeva del mundo, lógicamente, no ha sido ajena a la noticia. Desde su residencia trasladan que estás sorprendida por la expectación que ha generado y, al mismo tiempo, afirman que se encuentra "bien de salud".

La misma residencia ha emitido un comunicado en el que asegura sentirse enorgullecida por continuar acompañando a María y ha afirmado que tiene prevista una celebración con motivo del acontecimiento. Eso sí, el evento será "a puerta cerrada".

Otras personas centenarias

María Luisa es otra de las mujeres españolas que se encuentra dentro del ranking de las mujeres más longevas del mundo. Tiene 106 años y en su caso, afirma que la razón por la que ha vivido tantos años es "no haberse casado y no aguantar un pelma". Por su parte, Paquita sí que se casó, y superó los cien años gracias a los "garbanzos, el tocino y el chorizo".

Otro caso extraordinario es el de un veterano de la Segunda Guerra Mundial británico. Con 100 años, la bicicleta le daba la vida y pedaleaba por el sur de Inglaterra, llegando a recorrer, cada día, un total de 20 kilómetros. A Luis, en cambio, le apasiona la pintura y, a día de hoy, es el pintor más longevo del mundo.

Josefa es otra de las mujeres que, aunque tiene problemas de memoria, ha pasado la barrera de los 110 años y se acuerda de la letra de muchas canciones. Personas centenarias ilustres que, a pesar de sus años, siguen llenos de vida y con la ilusión de un niño.

Publicidad