La Guardia Civil investiga la desaparición de una imagen de la Virgen de la Inmaculada en la iglesia parroquial de San Vicente de Castellón, en el municipio de Pantón, en Lugo.

El párroco la echó en falta la semana pasada tras oficiar un funeral por una vecina fallecida. Creen que el autor del robo sabía perfectamente lo que venía a buscar.

En esta iglesia solo se ofician misas una vez al mes, pero el templo recoge otras celebraciones cuando alguien lo solicita, por lo que los vecinos creen que fue alguien que asistió al funeral.

El párroco valora la imagen en 1.000 euros y el delegado el patrimonio histórico del Obispado detalla que se trata de una imagen del siglo XVll que forma parte de una retablo barroco, por lo que es una pieza notable.

Te puede interesar...

Colocan una bandera de la Falange en la Virgen del Pilar de la Basílica de Zaragoza

La virgen de Candelaria vuelve a Santa Cruz 16 años después