Casimiro Villegas es un expolicía de Sevilla al que le piden 20 años de cárcel y una multa de 300.000 euros por enfrentarse a unos ladrones que entraron a su casa a robar.

Durante el asalto se produjo una brutal pelea y amenazas de muerte que llevaron al exagente de Policía a coger su arma reglamentaria. "Nada más abro por la puerta que divide la cocina del salón me caen dos individuos y se liaron a golpes conmigo con toda la intención de tirarme al suelo", señalaba en Espejo Púbilco.

Sin embargo Villegas no utilizó su arma hasta que los criminales abrieron fuego contra él.

En ese momento el exagente de la Policía Local hirió a tres de los asaltantes, motivo por el que ahora se enfrenta a una pena de prisión.