Los abuelos maternos viajan a Tenerife para hacerse cargo de la custodia del niño de 5 años. Su madre y su hermano fueron asesinados presuntamente por su padre en una cueva de Adeje, en Tenerife.

El pequeño fue testigo de la paliza y consiguió escapar y avisar de lo que ocurría. Para ello tuvo que recorrer 4 kilómetros andando entre barrancos, dos horas caminando por el Barranco del infierno una zona muy peligrosa llena de acantilados.

Una mujer le encontró en estado de shock "estaba desorientado, cansadito" dice Rosy.

El niño ha pasado toda la noche con Analís, la mujer alemana que tradujo las palabras del niño para que los investigadores pudieran localizar y dar con la cueva donde se produjeron los hechos. Se ha creado entre ellos un vínculo tan grande que el juez le pidió que acogiera en sus casa al pequeño.

"Ha preguntado varias veces por su madre" cuenta el marido de Analís quien también asegura que esta mañana le han comprado varias prendas de ropa.

Los abuelos maternos llegarán en las próximas horas para encargarse del niño.