España tiene la mejor sanidad de Europa y la tercera mejor del mundo después de Hong Kong y Singapur. Sin embargo, los recortes han mermado su calidad y los médicos aseguran que ahora mismo está en un estado crítico.

Los síntomas más visibles son la reducción de personal. Casi la mitad del personal tiene un contrato temporal. Por otro lado, los médicos se quejan del poco tiempo que tienen para atender a los pacientes, la mayoría sólo cuentan con cinco minutos.

El poco tiempo que tienen para atender a los pacientes repercute en la calidad. Los médicos aseguran que atienden a más de 40 pacientes al día y temen no poder dar una atención correcta.

La falta de recursos es otro de los problemas. El 30% de las máquinas están obsoletas. No se ha renovado en los últimos 10 años.

Te puede interesar: