Las altas temperaturas y el bajo nivel de humedad hacen que las condiciones a las que se enfrentan los bomberos durante la extinción de incendios sean extremas.

A los cientos de efectivos que trabajan en las tareas de campo se les ofrece hidratación constante para que puedan trabajar en condiciones tan extremas.