El colectivo Salvemos A Cabana ha pedido a la Xunta de Galicia "control administrativo" ante los "riesgos para la seguridad y la salud" de las antiguas balsas mineras del Monte Neme, entre los ayuntamientos coruñeses de Carballo y Malpica.

La asociación denuncia que "seis años después del accidente que provocó un vertido de más de 24.000 metros cúbicos de agua y lodos", la "Dirección Xeral de Enerxía sigue sin poner una solución efectiva". En concreto, recuerdan que recientemente varias personas sufrieron problemas de salud por bañarse en una de las balsas del complejo de las antiguas minas de wolframio, al que acuden numerosas personas para tomar fotos de sus aguas de color azul turquesa.

Desde 2014 Salvemos Cabana ha pedido "el drenaje y el sellado de las balsas mineras ante el riesgo potencial de accidentes y la toxicidad demostrada del agua de las balsas", con "alarmante presencia de elementos como el aluminio", que supone un "riesgo para la salud pública y los ecosistemas". La asociación incide en que en el Monte Neme se ha incumplido la legislación aplicable, tanto a nivel autonómico como Europeo.