Los bomberos han logrado contener el avance del incendio que desde hace tres días asola la comarca tarraconense de La Ribera d'Ebre, pese a que a lo largo del día el fuego se ha reavivado en una veintena de focos debido a las altas temperaturas.

En una comparecencia ante los medios desde Vinebre, el conseller de Interior, Miquel Buch, ha asegurado que los bomberos han cumplido con los objetivos que se habían marcado, a pesar de que las condiciones meteorológicas para controlar el incendio son adversas, con temperaturas superiores a los 40 grados. Ha anunciado que ha levantado parcialmente la prohibición de la siega en toda Cataluña, de manera que queda permitido en las horas de menos calor, entre las 21 horas y las 11, haciendo referencia al "uso de máquinas recolectoras o empacadoras".

DE CONTROLARLO A ESTABILIZARLO

También ha detallado que en el incendio de La Ribera d'Ebre ha habido durante el día una veintena de puntos donde se ha reavivado el fuego, pero ha asegurado que la estrategia de "no crecimiento" de los Bombers se está consiguiendo

A lo largo del día, cinco bomberos que intervenían en las tareas de extinción del incendio han sido atendidos por golpes de calor y dos de ellos han tenido que ser hospitalizados.