Hace años, la DANA quedaba reducida a una situación excepcional que solía darse en otoño en zonas del Mediterráneo. Sin embargo este fenómeno de la gota fría es cada vez más habitual y conviene conocer las consecuencias y cómo prevenir los efectos.

Se caracterizan por la acumulación de lluvia, con hasta 150 litros por metro cuadrado, y la intensidad en muy poco tiempo. Estas lluvias torrenciales acaban provocando inundaciones difíciles de frenar.

Si sabemos que en nuestra zona va a caer una importante cantidad de lluvia, debemos seguir las recomendaciones:

- Evitar las zonas de ramblas, especialmente en Cataluña y Comunidad Valenciana

- Buscar refugio en zonas altas

- Abandonar el vehículo cuanto antes si es arrastrado por una riada

- Mantenerse informado de las indicaciones que den las autoridades