Publicidad

Coronavirus y alergia

Claves para evitar la alergia y no confundir sus síntomas con los del coronavirus

Con la llegada de la primavera vuelve el tiempo inestable y las alergias provocadas por una mayor concentración de polen. Por ello, en algunas ocasiones sus síntomas se confunden con los del coronavirus. Te explicamos qué puedes hacer para evitar la alergia primaveral.

La primavera trae alergias y en muchos casos sus síntomas se pueden confundir con los del coronavirus. Sin embargo, hay algunas diferencias para identificar la primera del segundo. Además, algunos gestos cotidianos que hacemos como medida de prevención frente al coronavirus también pueden servir para evitar algunos síntomas de la alergia provocada por la concentración de polen en esta época del año.

Por lo general, la alergia provoca rinitis que afecta a la nariz y senos paranasales y también puede provocar conjuntivitis en los ojos. Los síntomas asociados como picor de ojos, estornudos repetidos, el picor y congestión nasal. Debido a la alta concentración de polen durante la primavera, los síntomas suelen ir a peor cuando se está al aire libre.

Sin embargo, con las alergias no suele haber fiebre y la dificultad para respirar viene producida por el asma que pueden tener algunas personas. Los problemas respiratorios de la alergia se solucionan con un broncodilatador, mientras que el resto remiten fácilmente con antihistamínicos.

Síntomas del coronavirus

En el caso del coronavirus, los síntomas más habituales son similares a los de la gripe: la fiebre, la tos seca y el cansancio generalizado. En algunos casos también va acompañado con la pérdida del olfato y el gusto, dolor de cabeza o de garganta. En los casos más graves, los pacientes experimentan dificultades para respirar o presión en el pecho.

Cómo evitar la alergia

Para evitar la alergia y así evitar confundirla con los síntomas del coronavirus hay una serie de consejos que se pueden seguir que, además, también son útiles para protegerse del virus. Por ejemplo, utilizar mascarillas FFP2 ya que estas filtran en un 80% el polvo y el polen, además de ser más ajustables que las higiénicas.

Para proteger los ojos, se recomienda utilizar gafas de sol, así se evitan síntomas de irritación que puedan dar lugar a desarrollar una conjuntivitis. En el caso de las vías respiratorias, es recomendable usar productos para humidificar y descongestionar las fosas nasales.

Como los síntomas de la alergia se agravan durante el día o fuera de casa, es recomendable mantener las ventanas cerradas en las horas de mayor concentración de polen. Estas horas suelen ser entre las 5 y las 10 de la mañana y las 19 y 22 horas de la tarde. Para renovar el aire de la vivienda, también son recomendables humidificadores o aparatos que mantengan la circulación del aire.

Si se ha salido fuera, es recomendable lavarse la cara y cambiarse de ropa al llegar para que no mantengamos restos de polen encima. Además, es positivo consultar los niveles de polen. Para ello, existen aplicaciones móviles que muestran los niveles de concentración de polen con un grado de exactitud muy elevado.

Publicidad