El escalador francés Alain Robert se ha encaramado a un rascacielos de Hong Kong para desplegar una pancarta con la que llama al diálogo entre las autoridades hongkonesas y las de Pekín, tras más de dos meses de protestas y tensiones políticas.

Sin arnés ni protección den las manos, Robert ha escalado el Cheung Kong Center -de 68 plantas- para extender su pancarta, en la que se unen una mano roja y otra amarilla como símbolo de paz. Las banderas de China y Hong Kong figuran a ambos lados del cartel.

Con la de este viernes ya son tres las veces que Robert ha escalado este mismo edificio, propiedad de la firma Cheung Kong Holdings. Las autoridades hongkonesas le impusieron en agosto de 2018 una prohibición para subirse a edificios de la antigua colonia británica, pero dicho veto expiró hace dos semanas. Como en anteriores ocasiones, el escalador francés ha sido detenido y trasladado a una comisaría cercana.

Hong Kong encara un nuevo fin de semana de protestas. Más de 700 personas han sido detenidas desde que comenzaron en junio las movilizaciones para protestar contra el proyecto de ley de extradición, el mayor desafío a Pekín desde que Reino Unido cedió la soberanía del territorio en 1997.