Reina Isabel II

Robert Hardman, biógrafo de Isabel II: "Ella hubiese preferido ser reina durante menos tiempo"

Robert Hardman, biógrafo de la Casa Real británica, acaba de publicar 'Isabel II: Vida de una reina, 1926-2022', la biografía más reciente de la monarca. En ella narra toda su vida a través de divertidas anécdotas, información de alto secreto y entrevistas inéditas.

Publicidad

En la sala Matahari del Hotel Palace, Robert Hardman solo se levanta de la silla para beber un poco de café entre entrevista y entrevista. Lo primero que nos dice es que las hace encantado: "Como buen periodista, no me cansan las preguntas".

Él mismo ha estado más de 25 años haciéndoselas a la mujer más conocida y enigmática del mundo: la reina Isabel II. Ahora, publica sus conclusiones en 'Isabel II: Vida de una reina, 1926-2022', editado por Planeta. Robert Hardman inicia las 830 páginas de su biografía con un interrogante: ¿Cómo era realmente la Reina? y ahora le lanzamos su propia pregunta. Después de escribir este libro, ¿ha podido responderla?:

Robert Hardman: Espero haber dado una imagen completa de lo que era. Su gran secreto es que durante toda su vida nos tuvo en el misterio. Había la Isabel pública y la Isabel privada. En la pública ella controlaba sus emociones, era reservada, pero luego a nivel íntimo era muy cálida, muy divertida, quería mucho a los suyos y una cosa que me llamó la atención era la calma que mantenía en una crisis, nunca entraba en pánico. Siempre buscaba algo que hacer con calma. Uno de sus primeros ministros me dijo que se parecía a su padre, su padre había sido un marinero y tenía esta idea de que cuando hay una tormenta, lo que tienes que hacer es bajar las velas y aguantar, aguantar hasta que pase la tormenta y esto es lo que hacía ella cuando había un problema, pero luego ella era muy positiva, muy feliz. A diferencia de lo que se ve en la serie The Crown, que parece que es muy infeliz. Ella era optimista, ella veía el lado brillante de las cosas.

P: En el libro, usted repite mucho la idea de que ella amaba su trabajo.

R.H.: Sí, le encantaba ser reina, era algo genuino. Le encantaba su trabajo, no era una carga para ella.

"Durante toda su vida nos tuvo en el misterio"

P: Este libro lleva 8 semanas entre los más vendidos de Reino y algunos expertos lo han definido como "la biografía definitiva". ¿Lo es?

R.H.: Es la biografía más reciente, cubre toda su vida, es la primera que cubre toda su vida. No es una biografía autorizada, pero ella me dio acceso a ciertos documentos familiares que no se había mostrado antes, por ejemplo, los diarios de guerra de su padre, creo que es muy importante mostrar la relación con su padre porque él fue la que le enseñó a ser reina. Este año estábamos celebrando el 70 aniversario de su reinado, pero para ella eran emociones enfrentadas, porque ella hubiese preferido ser Reina por menos tiempo porque eso hubiese significado que su padre habría vivido más tiempo. Tenía 21 años cuando murió su padre, sabía que su padre estaba enfermo, pero no sabía que tan grave y de repente de viaje en Keny su padre fallece y esto fue una transición muy radical para ella y nunca perdió esa visión del ejemplo que le dio su padre.

P: ¿Cuándo tiempo le ha llevado conseguir un retrato tan complejo y completo de la monarca más longeva de la historia?

R.H.: Unos dos años estuve escribiendo. Justo antes del confinamiento fue cuando empecé. Había estado en una recepción con ella unos seis meses antes. El confinamiento, claro, me viene muy bien para escribir, pero es muy difícil si quieres acceder a archivos o a entrevistas con gente. Pero también significó que los líderes del mundo estaban en casa, no estaban viajando. Por lo tanto, tuve la oportunidad de hablar con otros líderes mundiales, como por ejemplo George Bush, hablar sobre ella y también con amigos de la reina, personas que habían trabajado para ella, personas que trabajan para ella ahora. Y pude entrevistar también a toda la familia.

P.: El libro acaba con un hecho que toda la sociedad acaba de vivir: la muerte de la monarca ¿Qué es lo más complicado de escribir una biografía como esta, tan reciente y de una persona tan conocida?

R.H.: Bueno, lo cerca que estás del presente. Todo el mundo pregunta ¿Qué va a pasar ahora? ¿Qué va a pasar con Andrés? ¿Y Meghan Markle? Es como hacer una biografía en directo. Lo más difícil es eso, la parte más reciente, más nueva.

Y luego también hay partes de la historia del mundo en las que sabes que hay archivos o documentos de los gobiernos. Intentar tener acceso a eso, porque son "top secret", son confidenciales. Pero en Gran Bretaña tenemos una ley de la libertad de expresión por la que puedes solicitar tener acceso a estos archivos. Normalmente no te lo conceden, No tienes esa suerte. Pero algunas veces, por alguna razón, sí. Y yo tuve esa suerte y pude acceder a unos documentos muy importantes que hablan de su relación con otros líderes mundiales, por ejemplo, con Ronald Reagan, algo muy curioso cuando vino a Gran Bretaña montando a caballo juntos. Y en realidad hay una explicación diplomática. Este es un momento muy importante, porque en aquel momento Gran Bretaña estaba en la Guerra de las Malvinas y quería conseguir el apoyo de los Estados Unidos.

Vemos a estos dos líderes montando a caballo, pero detrás de eso hay un trabajo diplomático muy, muy fuerte, una presión diplomática. Entonces, bueno, ella le dijo: "Ahora, ya que estamos montando. ¿Qué te parece si nos puedes dar más apoyo, más ayuda en esta guerra? No es que sea una figura muy glamurosa. No le gusta ir por ahí con grandes joyas, pero siempre es una figura que está trabajando entre bambalinas. Se ha reunido con líderes del mundo, hasta los líderes de los 90, cuando estaba cambiando el mundo. Incluso iba a los países del Telón de Acero, donde nunca había ido un monarca inglés, y eso le encantaba. Pero a ella le encantaba su trabajo. No lo veía como una carga.

"He tenido acceso a documentos muy importantes"

P: Narras muchas anécdotas de la reina con diferentes líderes. Me gustaría que nos contaras si tienes alguna anécdota con ella que recuerdes con especial cariño.

R.H.: Verla cuando estaba en su yate. Ahí es cuando estaba muy relajada. También recuerdo una vez en Escocia. Allí ella estaba en un ambiente diferente, más relajado. También he hecho un documental sobre la monarquía, y por eso me invitaron a un banquete y allí estaba el presidente de Indonesia. Todo el mundo en el banquete tenía que hacer una fila y luego había apretones de manos, en los que participaban muchos diplomáticos y políticos. Se decía su nombre en alto y había un besamanos. Yo estaba detrás de ella y cuando estaba dando la mano al presidente de Indonesia, me señaló a mí y le dijo: "¡este hombre lleva siguiéndome un año entero!" Fue un momento bastante divertido. Sí, era una persona increíble.

"Al rey Carlos III no le gustan los almuerzos"

P: ¿Y qué hay de su hijo? ¿Cómo cree que va a llevar el gran peso de la corona de su madre?

R.H.: Bueno, son todos diferentes. Es diferente a su madre y es diferente a su padre también, pero él es una persona muy reflexiva. Yo creo que es un perfil más intelectual, porque la Reina no daba entrevistas, pero el rey Carlos sí. Yo una vez hice un programa de televisión para su 70 cumpleaños y lo que recuerdo de él es que lleva mucho tiempo haciendo este tipo de trabajo: trabajo público, institucional. Tiene mucha experiencia. Sólo hace unas semanas que es rey, pero ha estado en un papel público, en un papel en una Familia Real durante medio siglo. Y él cada vez que tiene que ir a un país ya, ya ha estado más veces en visita oficial. Por lo tanto, va a recordar a la gente. Tiene mucha experiencia en ese sentido y luego con los políticos... los políticos vienen y van, pero este tipo de instituciones como la monarquía están durante mucho tiempo y yo creo que es que también le gusta su trabajo y la presencia pública. Yo creo que va a trabajar muy duro, igual que su madre.

Y una cosa que es interesante entre las personas que le han hecho invitaciones para que hagan visitas oficiales a su país: a él no le gustan los almuerzos. El piensa que comer, que el almuerzo es una pérdida de tiempo. Él dice: "No, vamos a hacer algo, no vayamos a comer. Así que si lo invitáis a España, no lo invitéis a comer".

Publicidad