El barco de la ONG Proactiva Open Arms ya ha llegado a las costas de Lampedusa después de que la Justicia italiana les haya permitido entrar en aguas territoriales y haya cancelado la prohibición firmada por el ministro del Interior, Matteo Salvini.

Según ha anunciado la ONG a través de su cuenta de Twitter, el Open Arms ya fondea en aguas italianas con autorización por parte de las autoridades aunque todavía no tiene permiso para desembarcar porque la autorización para que los rescatados y la tripulación pisen tierra es competencia de Salvini, en su condición de ministro del Interior.

 

Después de una larga travesía que se ha visto complicada por la situación del mar, el barco ha logrado llegar a aguas italianas con temor a la reacción de Salvini, que mantiene un pulso firme contra la inmigración ilegal y que podría ordenar que queden bloqueados a bordo del barco.

De hecho, ya en agosto de 2018 el líder ultraderechista mantuvo retenidos durante más de cinco días a un centenar de migrantes frente a las costas de la ciudad de Catania, en Sicilia (sur), una actuación que le valió la apertura de una investigación en Italia. Salvini no fue juzgado por estos hechos, porque su socio en el Gobierno, el antisistema Movimiento Cinco Estrellas, impidió que se levantara su inmunidad.

Tras dos semanas esperando en aguas internacionales a que algún país europeo les ofreciera un puerto, los migrantes del Open Arms consiguieron romper el veto de Salvini, que mantiene los puertos cerrados y ha impulsado una ley antiinmigración que multa a las ONG que entran en aguas italianas.

Open Arms presentó un recurso ante la Justicia italiana que ha sido acogido por la situación "de evidente dificultad" en la que se encuentra la embarcación, según el fallo. Ha sido el Tribunal Administrativo Regional (TAR) del Lacio el que ha tomado esta decisión y ha explicado que "la situación de gravedad y urgencia excepcionales" justifica que se permita desde este momento su entrada en aguas territoriales italianas "para que las personas rescatadas que lo necesiten reciban asistencia médica".

El fundador de la ONG española Open Arms, Òscar Camps, ha dicho en una rueda de prensa en Madrid que pedirá la evacuación inmediata de los rescatados "por motivos médicos", aunque no bajarán sin obtener antes el permiso de las autoridades italianas. "Buscamos la legalidad absoluta", ha asegurado, al tiempo que ha explicado que espera que la solución para los 147 inmigrantes del Open Arms sea "de horas, no de días".

Fuentes del ministerio italiano del Interior han asegurado que la decisión de la Justicia italiana solo afecta a la prohibición firmada por Salvini contra el Open Arms, por lo que sigue vigente la ley antiinmigración que multa a las organizaciones humanitarias con migrantes a bordo.

Óscar Camps dice que "más vale tarde que nunca" pero que se podían haber evitado días de sufrimiento

El fundador de Proactiva Open Arms, Oscar Camps, ha dicho que "más vale tarde que nunca", ante la acogida de parte de los 147 migrantes a bordo del barco que ultima el Gobierno español con otros países europeos y la Comisión Europea, si bien ha criticado que se podrían haber ahorrado "14 días de sufrimiento evitable".

Así lo ha señalado Camps en declaraciones a RNE después de que el Gobierno haya confirmado que España está dispuesta a participar en un reparto "equilibrado" de los migrantes de Open Arms, que se sitúa en estos momentos en aguas territoriales italianas.

El Gobierno está trabajando con la Comisión Europea y otros países de la UE para lograr una solución "común, europea, ordenada y solidaria" a la situación del barco, según han confirmado este jueves fuentes del Ejecutivo.

"Más vale tarde que nunca", ha recalcado Camps, quien sin embargo ha lamentado que "los 14 días de sufrimiento evitable podrían haberse ahorrado", al considerar que la acogida por parte del Gobierno español podría haberse producido "mucho antes".