La impactante transformación de una joven adicta a las drogas desde los 15 años después de 3 sobria

Publicidad

Drogadicción

El impactante cambio de una joven de 28 años adicta a las drogas desde los 15

Madison McManus empezó a drogarse cuando tenía 15 años y desde 2018 no ha vuelto a probar las drogas. Tras cumplir 3 años limpia, la joven ha compartido su historia para mostrar que es posible desintoxicarse.

Madison McManus una joven de 28 años de Nueva Jersey (Estados Unidos) ha mostrado su transformación después de llevar 3 años sin consumir drogas. McManus empezó a drogarse cuando tenía 15 años mientras salía con su novio, desde entonces ha sufrido 19 sobredosis y ha sido madre de una niña que tiene 9 años. Ahora quiere que su ejemplo sirva para todas aquellas personas que quieren desintoxicarse.

En una conversación con el periódico "Daily Mail", cuenta que con sólo 15 años comenzó a consumir crack y heroína. "Fui a mi primera rehabilitación a esa edad y arrastré a mi familia a través de mi adicción haciéndoles daño", cuenta.

Debido a sus adicciones, Madison abandonó los estudios porque "no podía dejar de consumir" y entraba y salía de numerosas rehabilitaciones. De hecho, llegó a vivir en la calle y a, según su testimonio, escapar de situaciones "por las que no tengo palabras", confiesa.

La primera vez que permaneció limpia durante un tiempo largo fue con 18 años, cuando se quedó embarazada de su hija, ya que durante los 9 meses no consumió ningún tipo de sustancia. La niña ahora tiene 9 años, pero no la conoce porque, debido a su situación, renunció temporalmente a su custodia. "Las cosas con las que lidié y acepté en mi adicción podrían escribir un libro. La enfermedad me tuvo en sus garras durante seis años. Tenía tanta vergüenza y arrepentimiento por perder a mi hija, perder a mi familia y perderme a mí misma", explica mientras cuenta que durante esa época estuvo sola.

Su adicción provocó que la detuvieran en varias ocasiones por robos y posesión de drogas. El 18 de julio de 2018 fue el último día que se drogó, entró en prisión y en ese momento tomó la decisión de cambiar su vida. "Fui a un programa de 30 días y luego quise continuar con el tratamiento en un centro de rehabilitación en el que estuve durante 4 meses", explica.

Al salir de allí, ingresó en Alcohólicos Anónimos y comenzó su verdadera recuperación. Admite que no es fácil, que es un "proceso diario" y confiesa que muchas veces durante sus sobredosis deseaba no volver a despertarse. Pero ahora, después de 3 años alejada de las drogas, ha recuperado a su familia, tiene trabajo y ha iniciado el proceso para poder recuperar la custodia de su hija.

Publicidad