Publicidad

Tráfico de drogas

El exnadador Scott Miller, medallista olímpico en 1996, detenido como presunto cabecilla de una banda de tráfico de drogas

Scott Miller ha pasado de la gloria deportiva al infierno. El exnadador australiano y medallista olímpico ha sido tenido por el supuesto suministro de más de un millón y medio de dólares en metilanfetamina.

La historia de Scott Miller recuerda a la de otros deportistas que pasaron de tocar el cielo a base de éxitos deportivos, a caer en el infierno tras su retirada. Y es que a sus 45 años, el exnadador y medallista olímpico ha sido detenido como presunto cabecilla de una banda dedicada al tráfico de drogas.

Miller fue detenido tras una redada policial en Sidney y está acusado de tráfico de drogas después de que los agentes incautaran metanfetamina valorada en cerca de 1,5 millones de dólares.

La sustancia, la metilanfetamina, habría sido hallada hace unas semanas escondida en ocho velas. La policía también incautó un kilo de heroína, otras drogas y dinero en efectivo. La pregunta es cómo alguien que llegó a ganar una medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 puede acabar así.

El detective superintendente John Watson, encargado de la investigación, ha subrayado que el exnadador era el cabecilla de la red.

"Él toma las decisiones, es el jefe de la organización y otros, se alegará, trabajan bajo sus instrucciones", señaló Watson.

Miller ganó una medalla de plata en los 100 metros mariposa en las Olimpiadas de Atlanta 1996, una medalla de bronce en la prueba de 200 metros mariposa, y otro bronce como parte del equipo mixto de 4x100 metros de Australia.

Publicidad