LA SEGURIDAD ESTÁ REFORZADA

Francia se blinda ante la inminencia de las elecciones y la amenaza terrorista

Hasta 50.000 policías, militares y gendarmes se unirán a los 7.000 soldados que ya patrullan desde 2015 los lugares más sensibles del país.

Publicidad

Dentro de unas horas las calles de Francia verán reforzada su seguridad con 50.000 policías, militares y gendarmes, que se unirán a los 7.000 soldados que ya patrullan desde 2015 los lugares más sensibles del país. Medidas de seguridad extremas que sobre todo afectarán a los colegios electorales.

De hecho, el miedo ya está en la población y muchos ciudadanos aseguran que acudirán pronto a las urnas para evitar colas y aglomeraciones.

Los cuerpos de seguridad también harán frente a la amenaza informática y se ha reforzado la seguridad de los candidatos. El más vigilado es François Fillon tras haberse encontrado su foto en los papeles de los supuestos yihadistas detenidos esta semana en Marsella.

Marine Le Pen y Emmanuel Macron también cuentan con un equipo de agentes secretos y tiradores de élite. Conscientes del peligro que suponen las grandes aglomeraciones, el Gobierno prepara cientos de efectivos para hacer frente a posibles manifestaciones cuando se conozcan los resultados.

Publicidad