Estados Unidos ha lanzado ciberataques contra los ordenadores que regulan los sistemas de lanzamiento de misiles en Irán el mismo día que el presidente Donald Trump había autorizado una operación con aviones y barcos contra Irán que frenó en el último momento al conocer que había más de un centenar de muertos.

La ofensiva cibernética inutilizó los sistemas de ordenadores empleados en el control de cohetes y misiles de Irán. The New York Times indica que los ataques fueron preparados durante semanas y fueron decididos como respuesta directa al derribo de un dron estadounidense por un misil iraní en los alrededores del Estrecho de Ormuz.

Efectivos del Cibercomando estadounidense fueron los encargados de llevar a cabo esas acciones, que fueron propuestas por el Pentágono después de que dos barcos, uno propiedad de un armador noruego y otro japonés, sufrieron impactos y explosiones al salir del estrecho de Ormuz, a unas 30 millas de la costa iraní, algo de lo que Washington acusó a Teherán.

La eficacia del ciberataque sólo podrá saber si Irán intenta de nuevo el lanzamiento de un misil.