Un sacerdote ha sido suspendido durante un año después de que saliese a la luz un vídeo en el que se le veía bautizando "violentamente" a un bebé "asustado". Las imágenes muestran cómo la madre del pequeño acude corriendo en su ayuda tras ver cómo sumerge al bebé en el agua durante su bautismo.

El sacerdote ortodoxo ruso Fotiy Necheporenko sumergió con fuerza al niño desnudo en la fuente. En el vídeo se puede escuchar a la madre gritar de terror cuando el pequeño asustado se ve obligado a meterse en el agua repetidamente.

Anastasia Alexeeva, de 24 años, recuerda en una entrevista recogida por el diario Metro cómo agarró a su hijo durante el incidente en la iglesia de Marienburg, en Gatchina, cerca de San Petersburgo. "Hizo todo lo posible para lastimar al niño. Vio que era grande, que no era posible sumergirlo en una fuente tan pequeña", cuenta.

"El pequeño estaba llorando y retorciéndose. Tenía miedo, corrí hacia él. Traté de llevarme al niño. Casi me incendié porque mi bufanda tocó las velas alrededor de la fuente", relata la madre en la entrevista. El pequeño, llamado Demid, tenía rasguños en el hombro y el cuello después de la terrible experiencia.

El sacerdote dijo a la madre en ese momento: "He estado bautizando a niños así durante 26 años''. También más tarde se defendió firmemente, acusando a la madre de no conocer la Oración del Señor de memoria y de no ser lo suficientemente religiosa: "Ella es una persona sin experiencia en la iglesia, no estaba lista para el bautizo".

De acuerdo con las reglas de la Iglesia Ortodoxa, el bebé debe tener la cabeza sumergida bajo el agua tres veces. "El bebé no tragó agua, no se golpeó contra las paredes de la pila bautismal. He estado sirviendo durante 26 años y siempre he bautizado a niños como este", ha explicado Fotiy Necheporenko.