El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, afronta la reunión que mantendrá el próximo martes con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, para intentar recabar su apoyo en la investidura. Sánchez espera que la formación morada ceda a su oferta por el riesgo de repetición de elecciones y que rebajen su posición de exigir la entrada en el Consejo de Ministros. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, asegura estar a favor de un gobierno de coalición y considera "un error amenazar con nuevas elecciones".

Otro elemento que podría forzar al líder de Podemos a cambiar su posición sería la posibilidad de que la plataforma de Iñigo Errejón se presentara en los comicios de noviembre y pudiese reducir a Podemos a la mínima expresión.

La última oferta de Sánchez a Iglesias es la de incluir perfiles de ministros independientes que le proponga Podemos, siempre y cuando cuenten con la confianza del presidente. El líder socialista se opone a formar un Gobierno de coalición con Podemos por la falta de confianza que existe entre él y Pablo Iglesias. Sánchez ha admitido que en caso de incluirle en su gabinete, habría dos gobiernos en lugar de uno. Por su parte, Iglesias insiste en su gobierno de coalición, pero se compromete a revisarlo si no da resultado.

En el caso de que Sánchez consiga el apoyo de los 42 diputados de Unidas Podemos, su investidura necesitará la abstención de los independentistas de ERC o de Bildu, siempre y cuando Sánchez haya sumado también los votos a favor de Compromís y PNV, que se sumarán al escaño del Partido Regionalista de Cantabria, alcanzando un total de 173 apoyos.

En el Gobierno son conscientes de que esta vía es la más factible para sacar la investidura adelante, pero también la de peor aceptación entre la opinión pública. Por eso piden la abstención de PP y Ciudadanos, para evitar que la formación de gobierno dependa de los partidos independentistas.

Por su parte, Ciudadanos asegura que no se abstendrán y asegura que la piden para "tapar sus vergüenzas con lo independentistas".

Las encuestas son favorables para Sánchez en caso de repetir las elecciones. Ciudadanos se mantendría segundo pese a la subida del PP y Podemos quedaría en cuarto lugar.