Las salas de comisiones vacías, el hemiciclo del Congreso otro tanto. El enfado de la oposición ha llevado a Ciudadanos a exigir que se pongan en marcha las comisiones y el control al gobierno. Para Rivera: "Sánchez no aparece por el Parlamento, Batet tiene el parlamento cerrado trabajando para Sánchez". Rivera quiere presentarse ya como el líder duro de la oposición en el Congreso, mientras que el grupo mayoritario, el PP, hasta que arranque la investidura, prefiere un perfil mas institucional. Dice su presidente, Pablo Casado, "hemos mostrado responsabilidad, interlocución, diálogo, con el mejor talante".

La presidenta del Congreso, la socialista Batet, es quien marca los tiempos y no tiene prisa: "La voluntad es que la Diputación Permanente se constituya tras la votación del debate de investidura". Eso dice ahora, en 2016 era todo lo contrario. "Que se ponga lo más rápido posible el parlamento", le pedía a Ana Pastor solo un día después de ser nombrada presidenta del Congreso. También entonces el gobierno estaba en funciones, aunque Rajoy compareció para explicar la reunión del Consejo Europeo. Ahora Pedro Sánchez no lo ha hecho.

El PSOE, Podemos y Ciudadanos dieron la batalla por que hubiera sesiones de control.

Finalmente se tuvo que pronunciar el Tribunal Constitucional: el parlamento -dijo- debe controlar al gobierno aunque esté en funciones. De momento, ahora, sigue estancado.