El próximo martes es el día elegido por Pedro Sánchez para reunirse con la presidenta del Congreso y comunicar cuál es la fecha de la investidura. De momento, no cuenta con los apoyos suficientes para superar la votación, y esa parece ser la estrategia que quiere seguir.

El aviso de este sábado a Unidas Podemos, su socio preferente, se ha reiterado debido a que sigue negándose a facilitar la investidura sin ministerios de por medio. Sánchez, por su parte, ofrece cooperación, mientras Iglesias quiere coalición y confía en sus posibilidades

La amenaza velada de repetición de elecciones se mantiene y lo cierto es que no hay mayoría alternativa en el Congreso, pero en Ciudadanos no se lo creen y le exigen que ponga en marcha la legislatura apoyándose en sus socios de la moción de censura.

En Bildu y ERC se muestran favorables a no impedir un gobierno de Sánchez. En el PP, sin embargo, le reprochan que descargue la responsabilidad en los demás y lanzan esta advertencia: no le tienen miedo a una repetición electoral, pero lo consideran una irresponsabilidad.