El exconseller Antoni Comín (ERC), que sigue en Bruselas, ha retirado la petición de delegación de voto para el debate de investidura después de no renunciar al acta de diputado, a diferencia de lo que han hecho los otros tres exconsellers que le acompañan en Bélgica. En el escrito, Comín recuerda que pidió la delegación de voto a favor de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, para los plenos en los que no estuviera presente, una petición que ha retirado a través de este documento.

La decisión de Comín evita que la Mesa del Parlament, presidida por el republicano Roger Torrent, tenga que abordar la delegación de su voto después de la prohibición decretada por el Tribunal Constitucional. El tribunal ha vetado cualquier sesión de investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat que no sea la presencial y ha prohibido delegar el voto a aquellos "sobre los que pese una orden judicial de busca y captura", en referencia a los cinco desplazados a Bélgica: Carles Puigdemont, Antoni Comín, Meritxell Serret, Lluís Puig y Clara Ponsatí.

Los tres últimos han entrado en el registro del Parlament su renuncia al acta de diputado, por lo que tampoco pedirán delegar el voto. Así, de los que se marcharon a Bélgica, solo se mantienen como diputados Comín y Puigdemont, una condición indispensable para este último para ser candidato a la Presidencia de la Generalitat.