Clima

La temperatura de los océanos bate récord: nunca había sido tan alta

La temperatura de los océanos es ya la más alta registrada desde hace 45 años.

Publicidad

Un dato preocupante. La temperatura de los océanos nunca había sido tan alta desde que hay registros, es decir, desde hace 45 años. Los datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) aseguran que los océanos han alcanzado el récord: 21,1 grados de temperatura media en el planeta.

Preocupa ahora el impacto que pueda tener en el medioambiente. Entre las consecuencias: se produce un exceso de vapor de agua y aumentan los fenómenos extremos. Por ejemplo, los huracanes y las lluvias torrenciales. Otra consecuencia es la subida del nivel del mar por el deshielo de los glaciares con las altas temperaturas.

Niveles de CO2 preocupantes

Los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera son actualmente un 50% más altos que los de los niveles preindustriales después de que el año pasado volvieran a aumentar. También se han disparado los niveles metano y de óxido nitroso. Son los niveles de concentración de estos gases más altos en 400.000 años. El cambio climático es una realidad y lo saben bien nuestros agriculturas, en nuestro país la falta de lluvias está teniendo graves consecuencias en las cosechas

Fenómeno 'El niño'

La Organización Meteorológica Mundial pronostica el regreso de 'El Niño' en los próximos meses después de tres años, un fenómeno cálido, según la OMM. Las probabilidades de que se desarrolle entre abril y junio son menos elevadas que en los meses de mayo y julio. Va aumentando de manera gradual. A largo plazo, entre junio y agosto, observan una probabilidad mucho mayor de que se desarrolle este fenómeno,

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, advierte, según recoge 'Europa Press', que la Tierra entra en una fase de 'El Niño' y es "probable" que genere otro aumento en las temperaturas globales, dado que 'La Niña' supone un enfriamiento a gran escala de las temperaturas de la superficie del océano, es decir, se producirá ahora el efecto contrario.

Publicidad