Cuando la economía va bien se ahorra menos. Y cuando las cosas se tuercen, la hucha se llena. Así ha sido la dinámica de muchos españoles en los últimos años.

Con la crisis la tasa de ahorro se disparó, pero desde entonces ha caído hasta su nivel mínimo: guardamos menos del 5% de lo que ganamos. "Ahorro muy poquito", es la frase más escuchada entre los encuestados.

Sin embargo, sube el consumo. Los españoles gastan un 4% más que el pasado año. "Yo pediría a la gente cautela", sostiene el Banco de España. De este modo, si crece el consumo y no hay ahorro, la solución pasa por endeudarse. "La gente gasta más aunque no sea por necesidad sino por un capricho", mantiene.

Según los expertos, esta dinámica se trata de un comportamiento más propio de momentos en los que los empleos son estables y los sueldos elevados.

Te puede interesar:

El Gobierno acusa al Banco de España de generar alarma social por decir que la subida del salario mínimo puede destruir empleos