La sexta edición de la Vertical K3 en los alpes italianos casi se cobra la vida de un joven navarro que se encontraba disputando la carrera. Iñaki Lastasa sufrió la descarga de un rayo mientras descansaba en un refugio por el mal tiempo.

La carrera cubre un recorrido de 9,7 kilómetros, con un desnivel positivo de 3.030 m, donde sube a al Rocciamelone (3.538 m), un lugar con unas vistas increíbles. Antes del inicio de la carrera, la organización quiso suspender la carrera por las inclemencias meteorológicas, pero no fue así.

Con todos los deportistas diseminados por la carrera, Iñaki se encontraba junto con otro con otro corredor y a la altura del refugio Ca' d'Asti (2.854 m) el temporal estaba desatado, por lo que decidieron refugiarse.

Allí, el navarro se sentó en la sala principal con los bastones para caminar debajo de sus piernas, cuando un rayo, atraído por los palos, entró y le atravesó las piernas.

"Lo noté en la cabeza, fue como un calambre constante así un poco fuerte en la cabeza durante un rato y me quede en el suelo tieso", nos cuenta mientras el joven señalando la marca en la pierna por donde entró el rayo.

Después de unas pruebas en un hospital se vio que tenía perfectamente la tensión, las pulsaciones cardíacas y el nivel oxígeno de sangre. Todo acabó en un susto.