91.578050

Publicidad

Coronavirus

Óscar Haro aún no sabe dónde está su padre fallecido por coronavirus: "Mi madre no necesitaba 46 euros de mierda"

Más de dos meses después de la muerte de su padre por coronavirus, Óscar Haro denuncia que aún no ha podido enterrarle: "Han mandado a mi madre un talón de 46 euros para ayudar a enterrar a mi padre", dice el director deportivo de Honda sobre el Gobierno.

El pasado 20 de marzo, Óscar Haro, director deportivo del equipo LCR Honda de MotoGP, perdió a su padre por el coronavirus. Él mismo lo denunció entonces, en un tremendo post en Facebook, que la muerte de su padre se debió a la falta de respiradores: "Su médico -tremenda persona y profesional- me llamó con lágrimas para pedirme permiso para dejarle morir", relató. Haro también relató que su madre también se había contagiado con la COVID-19 y pedía unión a la clase para concienciar sobre la tragedia.

Ahora, más de dos meses después de la muerte de su padre, Haro sigue contando la dramática situación que vive y ha estallado contra el Gobierno, a quienes literalmente llama "sinvergüenzas". El director deportivo de Honda denuncia que todavía no sabe dónde está el cuerpo de su padre y que le han dado a su madre 46 euros para enterrarlo.

"Darle las gracias a este Gobierno porque le han mandado a mi madre un talón de 46 euros para ayudar a enterrar a mi padre", empieza el vídeo. "Dos cosas, personajes del Gobierno. Y no es un tema político, es un tema personal. A día de hoy no sé dónde está mi padre y con 46 euros no se ayuda a ninguna mujer a enterrar a su marido, ni en este país ni en ninguno", dice.

"Yo lo he vivido porque he ido a ayudarlas"

"Mi madre no necesitaba 46 euros de mierda, necesitaba solo una llamada personal para ayudarla de alguna manera, puesto que estaba encerrada en una casa y nadie podía visitarla. Ha habido más de 40.000 muertes, seguro. El dinero de esas pensiones lo podíais haber utilizado por lo menos en llamar a cada una de esas mujeres de más de 80 años que se han quedado viudas, que están solas en casa, encerradas, muertas de miedo con una mascarilla, pensando que si salen a la calle se van a morir y nadie las ha llamado para ver si necesitaban cualquier cosa. Yo lo he vivido porque he ido a ayudarlas", lamenta Haro.

"Me parece una vergüenza lo que estáis haciendo con este país, pero vamos a seguir trabajando y pagando impuestos, que es lo que hacemos los españoles. Entre todos lo vamos a sacar adelante y espero que los que estáis haciendo esta barbaridad algún día paguéis por ello", apostilla Haro.

Publicidad