Débora Oliveira es una joven brasileña que el pasado 11 de agosto fue al circuito de karting de la tienda Walmart en Recife, Brasil. Un día que iba a ser de entretenimiento acabó en el hospital.

La joven, en mitad de la prueba, perdió el control del coche y se chocó contra las protecciones. Tuvo muy mala suerte: su pelo, largo hasta la cintura, quedó enganchado en las ruedas traseras, arrancándole de golpe todo el cuero cabelludo.

"Me quité el caso y estaba todo ensangrentado, me desesperé y grité", explica Oliveira, que fue trasladada al hospital tras el trágico suceso.

Según informa el medio brasileño UOL, este fin de semana Débora ha sido sometida a una nueva intervención quirúrgica para reconstruirle el cuero cabelludo que duró diez horas.