Con el mar de fondo y el Faro del Caballo como meta, el saltador base graba su espectacular vuelo por tierras españolas para asombro de los testigos allí presentes.

Para llegar hasta el Faro del Caballo hace falta descender casi 700 escalones, pero este paracaidista prefirió hacerlo volando. Una forma mucho más rápida de bajar y, al mismo tiempo, disfrutar de las vistas.

Aguas turquesas, acantilados y un increíble paisaje envuelven al famoso faro, que ahora podemos ver desde otra perspectiva.