Una buena fiesta para alegrar el corazón y olvidar las penas. Eso debieron pensar algunos jugadores de la Juventus, que se fueron de marcha tras perder 2-0 ante el Atlético en un evento que reunió a unas 60 modelos. Allegri, entrenador de los turineses, lo ha confirmado.

"Es algo que nos vino bien porque llegó en un momento de tristeza. Le dio un poco de alegría al ambiente. Aparte, yo no soy su guardián. Ya son mayorcitos", afirma.