La fe de todo un estadio estuvo personalizada en Klopp. Pero también, en los aficionados. La grada de Anfield es otra cosa y al acabar uno de los partidos más importantes de su historia, volvió a demostrar el motivo.

Anfield aplaude la salida de sus jugadores hasta que todos se cuadran. Un 'You'll never walk alone' seguido también por la afición del Barça que, reunida en una esquina aplaudió a sus rivales en señal de respeto por no perder nunca la fe.

Te puede interesar:

La debacle de Liverpool, una de las páginas más negras de la historia del Barcelona

Así se vivió la histórica remontada ante el Barcelona en el vestuario del Liverpool: bailes y muchas sonrisas

Máxima tensión en el aeropuerto de Liverpool: varios hinchas del Barça increpan a Messi