Tras la derrota ante el Bayern de Múnich en el primer partido de pretemporada, los jugadores del Real Madrid recibieron una visita estrella. Se trata de James Harden, el mítico jugador de los Houston Rockets, que se acercó a saludar a los jugadores blancos.