Parece que el torneo de Wimbledon cada vez es más protagonista, no tanto por la calidad de sus participantes, sino por las declaraciones y fueras de tono que ofrecen algunos de los tenistas.

Tras el enfrentamiento entre Nick Kyrgios y Nadal, Fabio Fognini ha acaparado las cámaras en el día, de nuevo, por motivos extradeportivos.

Durante su partido de tercera ronda, en el que finalmente perdió por 6-3, 7-6 y 6-3, ante el estadounidense Tennys Sandgren, el italiano en pleno segundo set, clamó contra el torneo, como consecuencia de la pista en la que le había tocado jugar.

"¿Es justo jugar aquí? ¡Malditos ingleses! Espero que estalle una bomba en este club. Una bomba tendría que explotar aquí", gritó.

 

Se refería a la pista número 14, una de las exteriores y con menos capacidad en las gradas.