Insólito récord el conseguido durante la final dela Copa de Malasia. Hasta 83520 personas se sincronizaron para ejecutar el aplauso al más pro estilo vikingo, llegando a batir el récord mundial de aplauso.