Estas 18 valientes celebran cada canasta como una fiesta. Cada partido con la máxima tensión. Como en Burgos no existe una Liga senior femenina, se han inscrito en la masculina.

Y ellos las han recibido con los brazos abiertos. Como norma, se hacen una foto conjunta tras cada partido: "Llevan muy buen rollo a la cancha y queremos fichar a alguna para nuestro equipo".

Te puede interesar:

El Vaticano crea su primer equipo de fútbol femenino: "El Papa nos indicó el camino"