DEBATE EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

DEBATE EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

Rajoy reta a Mas a proponer una reforma de la Constitución y cierra la puerta a la consulta

Mariano Rajoy ha insistido en el Congreso en su deseo de que Cataluña permanezca en España y ha afirmado que él es el presidente de todos los españoles. "El Estado puede autorizar un referéndum, pero no delegarlo".

"Juntos ganamos todos y separados todos perdemos" con el mismo llamamiento a la unidad de España que ya en otras ocasiones ha manifestado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha cerrado de forma tajante la puerta a la consulta soberanista y ha lanzado un órdago al presidente de la Generalitat, Artur Mas, para que presenten una propuesta para reformar la Constitución.

Rajoy ha tomado la palabra durante cuarenta minutos, en una primera intervención, en nombre del Gobierno para rechazar ante el pleno del Congreso la proposición del Parlament que reclama para la Generalitat la competencia de celebrar una consulta sobre la independencia catalana.

Amparándose en la legalidad, Rajoy ha explicado que el el propósito de la consulta "es inconstitucional", y de nada sirve vestir esa reclamación de "calor popular" porque, ha advertido, "algunas cosas no cambian con manifestaciones ni con plebiscitos". "No es algo que podamos resolver el señor Mas, aunque hubiera venido hoy, y yo con un café. Aunque tomáramos quinientos -ha precisado-, seguiría faltándonos lo que no tenemos: la potestad que la Constitución nos niega".

El presidente del Gobierno ha reiterado la idea de que "ningún español es propietario de la provincia que ocupa" e insiste en que "una parte no puede decidir sobre el todo. Esto no ocurre en ninguna Constitución del mundo y tampoco en la nuestra, salvo que lo modifique el conjunto que tiene derecho a decidir que es la soberanía nacional".

"Una Cataluña independiente sería como la isla de Robinson Crusoe"

Esta puerta abierta a la posibilidad de modificar la Carta Magna ha estado presente en todas las intervenciones parlamentarias, sin embargo Rajoy ha advertido de que para modificarla "hay reglas que no se pueden saltar" y dice que "nadie impuso a nadie en 1978" el texto constitucional. Además ha sentenciado con que cada "Constitución es un punto y a parte en la Historia que deja las cuentas saldadas" y añade "clausura el pasado y abre una nueva vía de convivencia".

En su discurso el jefe del Ejecutivo ha querido dejar claro a los nacionalistas que "si no se les da satisfacción, no es porque no se les escuche o porque no se les entienda" y ha insistido "se les escucha y se les entiende muy bien, pero yo no les puedo reconocer lo que en mi opinión no tienen: No tienen razón".

"Perdonen la vanidad, pero tal vez creo en Cataluña más que ustedes"
"Amo a Cataluña, como a las demás comunidades. No como algo simplemente entrañable, sino como algo propio" ha manifestado Rajoy.

"Perdónenme la vanidad, pero tal vez yo creo en Cataluña más que ustedes. Al menos yo no me siento en la necesidad de demostrar a cada paso que Cataluña existe. Me consta que existe, que es uno de los puntales de nuestra patria, que no se entiende España sin ella del mismo modo que resultaría incomprensible Cataluña sin el resto de España", ha recalcado.

Rajoy ha subido a la tribuna tras escuchar a los tres representantes del Parlamento catalán que han defendido en el hemiciclo esa solicitud.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.