Bego, dispuesta a ‘venderse’ por una buena causa