Carrasca de Lecina

Publicidad

Antena 3 » Programas » Tu Tiempo » Actualidad

Candidata al galardón

Una encina milenaria, candidata a árbol del año

Este próximo domingo se cierran las votaciones para elegir al Árbol Europeo y España tiene una candidata a este galardón: la carrasca milenaira de Lecina.

Cuentan que hace mucho tiempo, Lecina estaba rodeada por unos impenetrables y misteriosos bosques de encinas y robles, donde se ocultaban lobos, osos y también las brujas que solían reunirse, según la leyenda, bajo sus ramas.

Símbolo de la identidad de Aragón, la carrasca es un árbol resistente (símbolo de lucha), siempre está verde (símbolo de vida), florece en abril (mes de Aragón) y es fuerte (se adapta a la sequía en verano y al frío en invierno). De esta forma se vincula pasado, presente y futuro de la Comunidad.

Las encinas fueron consideradas como árbol sagrado. Los celtas creían que de ella llegaban a los hombres los dones y bondades de los dioses y por eso le rindieron culto. Las más antiguas familias griegas celebraban sus reuniones bajo una encina sagrada donde tomaban sus decisiones más importantes. En Aragón se continuó con esta costumbre para celebrar todo tipo de acuerdos: tratos, bodas, asuntos de tierras o lindes.

Si lo que se debía acordar implicaba dos localidades, se elegía la carrasca más grande situada a la mitad del camino que las separaba. Si el asunto era de mayor relevancia se elegía la más famosa del lugar o del reino. Por ejemplo, en 1873 se proclamó en el Somontano la 1ª República en la que en ese momento era la más famosa carrasca de Aragón, “La Carrasca de las Coronas”.