El letrado incide en que en el vídeo que grabaron los acusados no se ve nada que pruebe que hay dolor por parte de la víctima ni acorralamiento.

Alude al vídeo como prueba fundamental de los hechos. "Es incierto, no se ve nada, las imágenes son interpretables a todas luces y no se hace ninguna referencia. Es injustificado que se hable en fundamentos de derecho de gritos de dolor cuando no aparecen reflejados en los hechos probados", señala el letrado.

El abogado de cuatro de los cinco miembros de 'La Manada', que fueron condenados por abusar sexualmente de una joven en los Sanfermines de 2016, asegura que en ningún momento hubo acorralamiento. "Que se hable de un acorralamiento cuando no se hace referencia a ello es querer dar justificación a algo que no ha ocurrido", destacaba.