En el primero de los retos, Dani ha realizado varios mortales sobre varias personas tumbadas en el suelo. Se trataba de un reto de mucha precisión y concentración, en el que cualquier error de cálculo podría ser fatal para las personas que están debajo.


Ya en patio, el último reto ha sido en un mástil chino de 6 metros de altura. Consistía en que Marta, la gimnasta en la parte más alta del palo, tenía que dejarse caer mientras el resto de gimnastas saltaban para permitirle el paso hasta el suelo. Como ha explicado Pablo Motos. Marta ya tenía muchas quemaduras en el abdomen debido a que, al dejarse caer, tiene que frenar en el momento justo antes de llegar al suelo. Los otros gimnastas han sido Dani, Juan y Marco.