Hoy se ha celebrado un minuto de silencio a mediodía tanto en Godella, donde vivían los niños, como en Rocafort, donde estaba el colegio del niño mayor.

"Resulta difícil buscar una explicación" ha dicho el alcalde de Rocafort, Víctor Jiménez.

También los vecinos intentan asimilarlo pero no es fácil : " yo conocía al padre y se portaba bien con el niño", "nadie se podía imaginar algo así", "Dios no los va a perdonar en la vida", "tendrían que haber controlado más a esos niños sabiendo cómo estaban los padres " son alguna de las reacciones de los que conocían a María y a Salvador.

En Godella y Rocafort se han decretado tres días de luto oficial.