Varios turistas retienen a un ladrón en el centro de Barcelona, uno más de los muchos que tienen atemorizados a la ciudad condal. Lo mantienen inmovilizado en el suelo hasta que minutos después llega la policía. Les había robado el teléfono móvil, pero finalmente consiguen recuperarlo.

Este es uno más de los múltiples robos y situaciones de inseguridad que se viven en Barcelona a diario. Diversas plataformas en Internet denuncian este tipo de hechos y claman por una solución.

El aumento de hechos delictivos ha llevado a los ciudadanos a impulsar iniciativas como un grupo de vecinos que patrullan con silbatos para alertar de la presencia de carteristas.