La serpiente del Chichén Itzá y otros rituales del equinoccio de primavera

Publicidad

Equinoccio primavera

La serpiente del Chichén Itzá y otros rituales del equinoccio de primavera

Marzo trae consigo el equinoccio de primavera y son muchas las culturas que celebran este fenómeno astronómico con diversos festejos y rituales. Uno de los más especiales tiene lugar en Chichén Itzá con su descenso de Kulkukán, un espectáculo de luces y sombras más conocido como el descenso de la ‘serpiente emplumada’.

La época más colorida y esperada por muchos ya está aquí y su llegada en el hemisferio norte es celebrada por millones de personas desde tiempos inmemoriales. Y no es para menos, ya que el equinoccio de primavera es un punto crucial en el calendario. Este momento especial se da concretamente cuando el Sol cruza hacia el norte formando un eje perpendicular con el ecuador de la tierra haciendo que la duración del día sea la misma que la de la noche en todo el planeta (exceptuando los polos).

El equinoccio de primavera, que en este 2021 tendrá lugar el viernes 20 de marzo a las 4.50 hora española (3.50 UTC) en el hemisferio norte, también tiene implicaciones mitológicas y espirituales que celebran, a través de diferentes rituales, el renacer de la naturaleza. Una de los más famosas y vistosas celebraciones es la de Chichén Itzá (México), sitio representativo de la cultura maya, en donde se da un precioso juego de luces y sombras sobre su templo, simulando el descenso de la serpiente de Kukulcán.

[[H3:El ritual del descenso de la ‘serpiente emplumada’]]

El equinoccio de primavera es celebrado por todo lo alto en un hermoso histórico rincón de la Riviera Maya: Chichén Itzá. Cada año, miles de turistas llegados desde muy distintos puntos del planeta, visitan esta zona arqueológica, la segunda más importante de México, para dar la bienvenida a la nueva estación a través de un sorprendente ritual.

Inscrito en la lista de Patrimonios de la Humanidad por la UNESCO en 1988 y reconocida como una de las siete maravillas del mundo moderno, Chichén Itzá acoge el templo de Kukulkán, traducido como ‘serpiente emplumada’.

La ubicación de este templo, cuya construcción data entre los siglos IV y V, hace que cada equinoccio de primavera se pueda observar un fenómeno único: el descenso de Kukulcán. Este consiste en un juego de luces y sombras que se produce sobre la escalinata de la fachada noroeste del templo. El juego de luces y sombras que se proyecta sobre la pirámide simula el descenso de la serpiente emplumada y anuncia el inicio de la nueva estación.

Las tradiciones más arraigadas que celebran la llegada de la primavera

El fenómeno astronómico del equinoccio de primavera supone un elemento trascendental en muchos sentidos ya que muchas culturas lo relacionan con el renacer de la tierra, la fecundidad y el crecimiento. Parte de la belleza de este evento con el que se inicia la nueva estación viene dado por la multitud de tradiciones que en muy diferentes partes del mundo lo celebran:

El Festival Holi en la India

El norte de la India celebra el equinoccio de primavera con el Festival Holi, un evento muy colorido ya que se basa, fundamentalmente, en arrojarse polvos de colores para despedir el invierno y dar la bienvenida a la nueva estación, a la que se asocia el estallido del ‘color’. Este festival, que dura toda la noche y todo el día, tiene relación directa con la mitología hindú y busca el alejamiento del mal y la celebración de la vida.

La Cimburijada en Bosnia

La Cimburijada o el ‘festival de los huevos revueltos’ es la celebración con la que los habitantes de Zenica, en Bosnia, dan la bienvenida a la primavera. A orillas del río Bosna, amigos, familiares y visitantes se reúnen ya desde el amanecer para degustar comidas hechas a base de huevos revueltos. A los manjares se suman deliciosas bebidas y algo de música típica para dar la bienvenida a la nueva estación por todo lo alto.

El festival de los cerezos en Japón

Año tras año, una de las más bellas estampas del inicio de la primavera nos llega desde el país nipón. Allí el equinoccio de primavera representa un momento muy importante y se celebra el Shunbun No Hi, un evento en el que a través de oraciones y ofrendas los japoneses recuerdan a sus difuntos, coincidiendo con el momento en el que empiezan a florecer los cerezos. Este momento simboliza el fin del invierno y el renacer de la naturaleza. Además, en Japón también se celebra el festival Hanami, en el que bajo las nuevas flores de los cerezos, familias enteras y grupos de amigos se reúnen para hacer picnics y admirar juntos la belleza de estos árboles.

Publicidad